top of page

Cristina Abella (Barcelona, 1972), pintora y abogada, ha mostrado su obra en el continente europeo (Alemania, Francia, España, Italia, Reino Unido, Rusia y Suiza) y en Estados Unidos (Dallas, Los Ángeles, Miami y Nueva York).

 

Se encuentra obra suya en colecciones permanentes de museos como el LAM en Los Ángeles (Estados Unidos), en Real Alcázar de Sevilla y Grupo Hotusa (España), así como en colecciones privadas.

Ha recibido premios y reconocimientos por tener un sello absolutamente personal y fácilmente reconocible, además de por su trayectoria artística, en Argentina, Brasil, España, Italia y Uruguay.

Su biografía y obras han sido incluidas en libros, prensa especializada y revistas de moda como Vogue.

En sus últimos trabajos muestra su obsesión por las flores, como símbolo del renacer o transformación constante, de la belleza y de una buscada exaltación de la Naturaleza, a la que considera su maestra por ser fuente ilimitada de sabiduría y espiritualidad.

Suele jugar con mosaicos y formas curvadas inspiradas en la arquitectura de Gaudí, mezclando lo figurativo con lo surrealista, que a su vez, nos conecta con otro genio catalán, el pintor Dalí, descubierto por Abella a los doce años en una visita familiar a su Teatro - Museo.

Estas influencias culturales mezcladas con su visión única y personal del mundo, han dado lugar a una obra innovadora, diferente, vibrante, positiva, luminosa, intrigante y universalista.

 

¿Podríamos estar delante de algo nuevo llamado pop trascendente? 

bottom of page